Play Video
Play Video

Pablo Domínguez falleció a los 42 años,
en el escenario que tanto amaba: las montañas.
Era sacerdote. Humilde, simpático y servicial,
de los que nunca son noticia.

Su vida ha llegado a cines de 18 países y
aún provoca “efectos secundarios” entre
quienes tengan el placer de conocerle.

Pablo Domínguez falleció a los 42 años, en el escenario
 que tanto amaba: las montañas.

Era sacerdote. Humilde, simpático y servicial,
de los que nunca son noticia.

Su vida ha llegado a cines de 18 países y aún provoca “efectos secundarios” entre quienes tengan el placer de conocerle.