Para cuando surjan las Arrugas…

Escribo estas líneas pocos días después de que mi madrina, mi tía Ana Mari, haya fallecido, tras 90 años de vida en los que nunca estuvo sola ni abandonada, sino acompañadísima, en su casa, por sus trece hijos y sus muchos nietos. En los últimos días de vida, acompañada también por la oración de quienes no estábamos junto a ella físicamente pero sí unidos por un amor real, indescriptible e intangible, que aúna a las personas con fuerza mayor que cualquier vecindad. Además, sobre todo, ha estado siempre acompañada por Dios y por su Madre la Virgen María, de quienes no se ha distanciado jamás, en casi un siglo de vida. Mientras pienso en ella y rezo por ella, siento el dolor de no haberla llamado más veces, de no haberla visitado más veces, de no haber sido para ella el sobrino y ahijado que pude y debí haber sido. No era difícil. No tengo una excusa que me sirva. Ahora, cuando sólo me queda la opción del lamento, siento haberme perdido tontamente el gozo de disfrutar de la compañía de la madrina estupenda que recibí de regalo, nada más nacer. Ninguna excusa es capaz de anular la verdad: podía haberlo hecho, pero no lo he hecho. Ahora valoro mi omisión, cuando ya no tiene más remedio que pedirle perdón, convencido de que me escuchará desde el Cielo y me sonreirá generosamente sin dar importancia a mi falta, a pesar de que es cierta.

Pensar en mi madrina, rodeada de hijos y nietos que han sido amados por ella y que ahora le devuelven un último acto de amor, me lleva a recordar la película española “ARRUGAS”, que acaba de salir en DVD y que recomiendo ver a todo el mundo, por motivos diferente a los que suelen emplearse para promover una película. En mi caso, no propongo ver “ARRUGAS” por el entretenimiento que aporta, aunque sea entretenida. No la recomiendo por la calidad técnica de su guión, aunque haya merecido y ganado justamente el Goya al Mejor Guión Adaptado. No la recomiendo por la calidad y atrevimiento de sus dibujos, que le han merecido también el Goya a la Mejor Película de Animación. Tampoco por los otros premios que ya cosecha en su corta carrera, a pesar de haberse estrenado recientemente. Mi recomendación no se debe al merecido prestigio de su productor, Manuel Cristóbal (Mejor Productor de Cine Europeo de Animación 2012), que se ha ganado a fuego lento en 20 años de profesión, y a quien no oculto en privado ni en público mi agradecimiento por ser como es: generoso. Recomiendo esta película por todo eso… y algo más: “ARRUGAS” es uno de los mejores retratos que he visto de la sociedad actual, es el resumen conmovedor de lo que sucede al final de toda una vida… diría mejor, ¡de todo un siglo!… en el que previamente se ha dinamitado lo que cien años antes era el cimiento más sólido de la sociedad, que parecía irrompible: la familia. “ARRUGAS” es un excelente retrato de la familia de principios del XXI, tomado cuando a nadie le apetece ya salir en la foto, cuando estamos llenos de arrugas, en nuestra vejez. ¿Qué hemos hecho mal para llegar a obtener esta foto tan triste? ¿Estamos a tiempo de mejorar la foto de familia que se sacarán nuestros nietos, dentro de otros cien años? Pensemos, pensemos, pensemos… Tanto si ya coleccionamos arrugas, como si aún tenemos la piel de un bebé, nunca es demasiado tarde ni demasiado pronto para reflexionar. Estas “ARRUGAS” son más que una película bien hecha y bien contada. Son arrugas que esconden lo que tantos padres y abuelos de hoy llevan escondido en su corazón y posiblemente guarden escondido hasta su tumba. En nuestra mano, la de aquellos que estamos un poco menos arrugados -de momento-, tenemos la opción de abrazar su vejez como ellos abrazaron nuestra infancia… o mirar a otro lado, escoger otra película que nos evada de la realidad y nos solucione el conflicto posible que nos genera pensar en ellos, los ancianos, para actuar después. Gracias, tía Ana Mari, madrina. Gracias, Manuel, productor. Ambos nos invitáis amablemente a pensar en la importancia de mimar a cada persona de la familia, aunque resulte doloroso el examen de conciencia.

2 thoughts on “Para cuando surjan las Arrugas…

  1. ¡¡¡Ahora mismo me voy a ver si la encuentro!!!! Gracias por hacernos partícipes de tus tesoros cinéfilos y familiares.
    A Ruben lo buscaré también muy pronto y me lo traeré a mi casa.

  2. Gracias por compartir tu ser….y hacernos reflexionar.. Un abrazo desde el otro lado del charco…Ecuador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *